Una fractura ocurre cuando una fuerza es lo suficientemente grande para romper un hueso. Cuando esto ocurre hay dolor, hinchazón, dificultad para mover la mano y, a veces, una deformidad visible.

Las fracturas pueden ser cerradas (la piel está intacta) o abiertas (la piel está rota encima de la fractura), y a veces pueden ser fracturas complicadas, ya que afectan a las articulaciones o el hueso se rompe en múltiples fragmentos.

Para determinar el diagnóstico y el tipo de tratamiento a seguir, es imprescindible una evaluación médica y el estudio radiológico.

Más información.

Consúltanos por Whatsapp

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lea y acepte nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted