Se caracteriza por la falta de riego sanguíneo en el hueso semilunar, uno de los 8 huesos que componen el carpo. Las posibles causas de esta enfermedad pueden ir desde un traumatismo importante, hasta traumatismos de pequeña intensidad repetidos a lo largo del tiempo. El diagnóstico es posible por la exploración física y por el estudio readiológico.

Más información.

Consúltanos por Whatsapp

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lea y acepte nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted